Bolivia y Brasil comparten una de las cuencas más atractivas y preservadas de la región amazónica: la cuenca del río Iténez o Guaporé. Las porciones más elevadas de esta cuenca reciben las aguas que escurren sobre el lecho rocoso del Escudo Precámbrico Brasileño, mientras que las porciones bajas se alimentan de aguas que atraviesan las llanuras del Beni. La combinación de estas influencias es una de las razones por la cual existe una eleva heterogeneidad de hábitats, una fauna acuática peculiar y un alto valor de conservación. Este patrimonio binacional se sobrepone en gran parte con áreas protegidas y territorios indígenas, y cada vez recibe mayor atención por parte de los gestores públicos y la comunidad científica. Por lo tanto, la cuenca posee un potencial importante para la conservación de la diversidad regional y el desarrollo sostenible participativo de las comunidades locales.

Editores
Paul A. Van Damme, Mabel Maldonado, Marc Pouilly, Carolina R.C. Doria
Año de publicacion
2013
Paginas
420 p.
ISBN
978-99954-2-588-3
Compartir esta pagina